Kid Poker da cátedra

Negreanu escribió su propio blog acerca de una temática en particular: los High Stakes.

El post en cuestión se trata principalmente de las medidas políticas que se toman en relación a este tipo de partidas, de las cuales Kid Poker se propuso jugar un mínimo de doscientas horas durante este año.

La primera ronda en Aria lo dejó con un triunfo y un premio de US$134.000, pero en la segunda, Bellagio, perdió la suerte y dejó US$84.000.

Considerando que el eje son las políticas, Kid Poker acertó en debatir sobre conseguir asiento en los High Stakes. La experiencia en Aria y Bellagio le fueron útiles para sacar ciertas conclusiones: Aria era privada (cuyo ingreso era por invitación), y Bellagio era abierta.

Según opina el crack del poker, las mesas siempre deberían ser abiertas. Pero la complicación surge en los casos en los que, si bien hay disponibilidad de asientos, se los reservan a jugadores con menos experiencia. No sólo se le niega el ingreso a jugadores más avanzados sino que incluso se invitan a los jugadores principiantes de otras partidas.

Esta actitud es aceptable en juegos no profesionales entre amigos, pero según Negreanu no debería suceder en los casinos. Este tipo de medidas lleva a que haya ganadores producto de una buena socialización más que por un desempeño profesional en el poker.