Moorman, el jugador que se debate entre la pasión y la obsesión

Chris Moorman, oriundo de Gran Bretaña, cumplió ya diez años de profesión en el poker y es el participante más destacado en los torneos online con una suma de premios de aproximadamente $13.500.000.

La pasión por rankear primero en la lista lo llevó a dedicar una cantidad importante de tiempo y dinero al poker. Recientemente en una entrevista informó que poder manejar sus tiempos y su agenda es uno de los grandes atractivos de su trabajo, junto con los diversos viajes alrededor del mundo. Pero sobre todo resalta que es divertido.

Habiendo descubierto el poker durante la universidad, es difícil decir que al británico le haya ido mal. Incrementando su interés, a la par de la práctica, le llegó una suerte muy privilegiada desde las primeras manos.

Años más tarde, después de decidir dedicarse al poker profesional, esta misma rama lo llevó a conocer a Katie, una agente de jugadores. Ya en 2013 se comprometieron a casarse, y Moorman se puso la meta de un premio con siete cifras para alcanzar el sueño. Y lo logró.

Pero esta unión fue lo que finalmente ayudó a Moorman a librarse de la obsesión por el poker y optar por una vida equilibrada entre el trabajo y su vida personal.