Algunos cosejos para par de pases

Un par de ases debiera ser siempre bienvenido y provechoso por alguien que se precie de ser un buen jugador de poker. Pero hay que aprender a utilizarlos de la forma correcta, de lo contrario te darás cuenta de que también pueden ser contraproducentes.
Si estás en una partida tradicional, en vivo y en directo, lo mejor que puedes hacer es disimular y pretender que no los tienes. Pero obviamente esto no tendrá efecto durante una partida online.
Ver una subida con ases desde una de las primeras posiciones, sobre todo si te enfrentas a jugadores intermedios o profesionales con perfiles agresivos no es siempre lo mejor.
Primero habría que evitar darles ventaja o facilitarles la posibilidad de que concreten su proyecto o draw no sería un papel muy inteligente de nuestra parte. Lo mejor en este caso sería intentar despejar la mesa de cartas débiles subiendo; aunque si ya hubo un raise antes, y no estás en las primeras posiciones, o quizás en la posición de una ciega, lo mejor que te recomendamos es ver la apuesta de tu adversario.
Lo cierto es que si subes un poco, el otro puede darse cuenta y robarnos las probables posibilidades de beneficiarnos. Lo que habría que hacer es apostar modestamente, para así dar una falsa confianza al rival y forzarlo a actuar de forma agresiva cuando menos debiera hacerlo: después del flop. Recurre a todas tus habilidades para hacer creer que tienes menos de lo que en realidad guardas en tu mano.
Si estuvieras en primera posición, y ya tuvo lugar un raise, puedes decidirte a hacer la apuesta, esperando que algún otro jugador favorezca tu subida pre flop. Si estás entre buenos jugadores, puede que esta estrategia no te funcione, ya que es muy conocida, y por ende bastante vulnerable. Para confundirlos y poder sacarle partido a esepar de ases, quizá fuera lo más conveniente volver a subir después de que alguien más lo haga, para que nadie sospeche tu pareja de ases. Como ves, unas buenas cartas no siempre auguran triunfo. Si no sabes esconderlas, puede que para lo único que te sirvan sea para espantar a tus compañeros de mesa.
No tengas dudas, en esta u otras buenas cartas que puedan aparecer en una mano, la consigna es disimularlas, y evitar portados los medios crear situaciones riesgosas que puedan poner en peligro tu gran jugada. Un buen jugador debe aprender a mantener el equilibrio procurando siempre no abusar del slow play o sea de cambiar de pronto a un juego a cámara lenta.
Recuerda, una pareja de ases es favorable si se usan de manera adecuada, y muy probablemente provoquen un buen bote para ti. Búscalos, pero no olvides que tu oponente también puede estar tratando de hacer lo mismo. Y si lo consigues, calladito y con buena letra, que no se entere nadie antes de tiempo.

Fuente: http://www.regladelpoker.com.es

Pato Siksnys

Periodista. Racinguista. Papá ante todo. Apasionado por el póker.