Artículo sobre Ladrones de ciegas

Lo que sucede con los ladrones habituales de ciegas es que creen que usted tiene una mano aleatoria, entonces utilizan sus propias manos aleatorias más la posición para ganar una ventaja considerable y una oportunidad consistente de llevarlo de acá para allá. Como saben que pueden sacar ventaja en estas circunstancias, necesitamos desarrollar medidas preventivas para poner ladrones de ciegas crónicos en su lugar. Aquí hay un sistema de defensa de ciegas al que llamo “Around Town”.

Para seguir este sistema, primero divida sus posibles manos iniciales en tres categorías, llamadas “Downtown”, “Midtown”y “Uptown”. Las manos Downtown son cartas de mala suerte –poco veneno, jota tres, etc. Las cartas Midtown son semi-jugables, por ejemplo, Ases chicos o pares intermedios. Las cartas Uptown son manos de primera calidad: billetes grandes y pares grandes. Habiendo identificado un adversario como alguien que va a envidar sin tener nada, persiguiendo su ciega de manera atroz, alguien que además es capaz de robársela, debe responderle de acuerdo a lo que tiene: abandonar su mano Downtawn, reenvidar la mano Uptown e igualar por completo la mano Midtown.

Downtown: Si lo único que tiene son cartas espantosas, cuando iguale estará tirando su dinero. Usted sabe que él le está por robar, pero por lo general no se roba sin tener nada, por lo tanto, es probable que sus cartas sean mejores (seguro que no son peores) que las dos cartas malas que usted agarró. También sabe que los ladrones de ciegas no se van a asustar por reenvidos de la ciega grande, así que no lo haga. Esté seguro de que le va a igualar el envido, y después de todo tiene la posición para hacerlo. Entonces, si usted hace farol y envida en esta circunstancia, estará lanzando un farol que le será muy difícil atravesar. No tendrá nada para respaldarlo en la mayoría de los flops, porque no importa lo que obtenga, ya que por lo menos será vulnerable a los reproyectos.

Como la discreción es la mejor parte del valor, abandone esta ciega y espere una que pueda jugar de forma más efectiva en contra del otro. Observe que abandonar esta ciega en realidad incita al otro a que pruebe de nuevo esa jugada, lo prepara para que haga una jugada predecible y le organiza su contraataque para cuando las circunstancias lo favorezcan más.

Midtown: Si tiene cartas regulares, juegue una versión modificada de obtener-para-ganar. Ya que su robo-envido significa que tiene algo o nada, cualquier flop que aún de forma parcial obtenga las figuras de su mano parece ponerlo en la delantera. Con cartas de poca fuerza, no está peor que en cualquier mano aleatoria, y obtendrá oportunidades para igualar el pote (ya hay tres apuestas en el pote; una más de usted).

Si el flop da miedo (cartas altas coordinadas), puede abandonar la mano en vista de semejante presión. Por otra parte, sería problemático apostar porque no le creerá con cartas altas (o de lo contrario, ¿dónde estaba el envido de su pre-flop?). Si el flop obtiene su mano o parece no obtener la de él, puede pasar-igualar el flop y pasar-envidar el turn, con el propósito de sacarlo de la mano o de poder confrontarlo un poco. Por lo general, frente a un ladrón de ciegas, hasta un poquito de algo es más que suficiente en comparación con totalmente nada de lo que el otro estaba tan orgulloso o empecinado como para retirarse cuando usted envidó.

Uptown: Si tiene cartas altas, simplemente reenvidará el pre-flop y apostará cualquier flop que podría haber obtenido una mano que valga la pena un reenvido de pre-flop de la ciega. Por ejemplo, puede reenvidar con una A-Q y luego apostar cuando un simple Rey sale en la mesa. El robo-envido de su oponente le indica que él tiene una mano aleatoria, pero el reenvido que usted hace le indica lo contrario. Entonces, su reenvido no sólo le otorga control de cualquier flop que contenga cartas wheelhouse (figuras o ases) sino de cualquier flop. No se detenga a menos que encuentre resistencia. Usted no solamente quiere ganar el pote sino también enviar un mensaje, utilizando represalias agresivas, para que dejen en paz su ciega.

Después de todo, ese es el principal objetivo de defender sus ciegas. Debe ser tramposo, creativo y flexible en sus respuestas, como para que su oponente comience a entender el mensaje de que a sus energías para robar ciegas las puede ir gastando en cualquier otro lado.

Esas son las pautas básicas de “Around Town”. Por supuesto que usted puede modificar su juego. Por ejemplo, si ha tenido que abandonar varias ciegas seguidas, la próxima vez arriésguese y reenvide para que su oponente piense que al fin usted tiene una ciega que vale la pena defender de forma agresiva. Por el contrario, si sabe que su oponente le apostará cualquier flop cuando lo tenga uno a uno, entonces iguale sus manos fenomenales y vea qué oportunidades de hacer trampa le otorgará el flop.

Poniendo en práctica una estrategia como Around Town, está haciendo tres cosas útiles. Primero, se está dando el beneficio de planear con anterioridad. Segundo, se proporciona más confianza para jugar sus ciegas, cambiando lo que antes era un área de vulnerabilidad y debilidad, por una nueva área de oportunidad y de fuerza. Tercero, y la más importante, está adquiriendo el hábito de pensar en el futuro. Este es un hábito que va a proporcionar beneficios en todas las facetas de su juego, no sólo en el juego de ciegas.

Una última cosa: ya que considera todas estas medidas para los ladrones de ciegas que hay a su alrededor, piense un poco acerca de su propio rol de Robin Hood. Después de todo, ¿por qué tienen que ser ellos los únicos que atacan las ciegas? Si juega en contra de personas que no se dan cuenta de que pueden planear respuestas estratégicas para robar ciegas, prácticamente lo están invitando a que usted le robe las suyas. Para esto tenemos un dicho: “Nunca deje dinero sobre la mesa”. A las ciegas que no se las defienden de forma adecuada o con imaginación, merece que se las robe.

Fuente: http://www.ganandopoker.com

Pato Siksnys

Periodista. Racinguista. Papá ante todo. Apasionado por el póker.