Cálculo de probabilidades en el poker

Primeramente, definiremos lo que es un out, que no es más que una de las cartas en la baraja que completan nuestra jugada.

Por ejemplo, en el poker Texas Hold’em, si tenemos una pareja de ases en la mano, tendríamos 2 outs para mejorar a un trío, pues quedan otros 2 ases en la baraja. Si tuviésemos unas dobles parejas, cuatro cartas del mazo nos sirven para completar un full, por lo que tendríamos 4 outs.

Contando nuestras outs

Ahora que sabemos lo que es un out, necesitamos saber contar los que tenemos en cada jugada para evaluar nuestra probabilidad de mejorar. Esto sería muy sencillo si no entrasen en juego nuestros rivales, ya que tan sólo deberíamos contar las cartas que nos ayudan a completar nuestra jugada. Sin embargo, en ocasiones nuestros outs completarán también la jugada de nuestros rivales. Es por eso que debemos saber contar y descontar outs según nuestra mano y las cartas comunitarias.

Un ejemplo típico es cuando hay dos cartas del mismo palo en la mesa, abriendo la posibilidad de que alguien forme un color. Imaginemos que tenemos 8[picas] 9[tréboles] en mano, y el flop muestra A[corazones] 5[corazones] 6[diamantes]. Cualquier 7 nos da una escalera, pero el 7[corazones] posibilita que un jugador complete un color y supere nuestra mano. Por lo tanto contaremos 3 outs, en lugar de los 4 habituales.

Lo mismo sucede con escaleras por debajo, es decir, donde las cartas altas están en la mesa. Por ejemplo, si tenemos 8[picas] 9[tréboles] en mano, y en el turn las cartas comunitarias son 10[corazones] Q[picas]

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.