La diferencia entre el bingo y el poker

Cuando me dieron la oportunidad de escribir sobre la psicología del poker tenía planteado hacerlo en tres partes. La primera más general como introducción, la segunda sobre jugadores de torneos y la tercera sobre jugadores de cash (para los no entendidos, los que realmente se ganan la vida con esto diariamente).

Pero una de las máximas del jugador de poker es lo que se denomina ‘adaptarse a la mesa’ y yo no puedo obviar esa consideración. Así que tengo que adaptarme a los lectores.

El poker es como la vida misma: hay de todo


Aunque no me guste demasiado opinar sobre mis propios artículos, sí me gusta leer sobre los comentarios que hace toda persona que los lee. Vaya desde aquí ya mi agradecimiento por haberse tomado unos minutos en leerlo y otros tantos en comentarlo. Muchas cosas he leído no solo en mi anterior artículo sino en otros tantos de mis compañeros y puedo concluir que el poker es como la vida misma: hay de todo.

Alguien me pidió que tratara sobre el ‘tilt’, el peor estado anímico para un jugador, puesto que entra en juego el ego por encima de su raciocinio y eso es inevitablemente caro, muy caro. Pero otros también tildaron de simple el artículo por obvio. Ok, me adapto. Pero hoy me permitirán, a modo de paréntesis, que defienda con argumentos todas las declaraciones vertidas sobre una de mis pasiones.

Cuando en una mesa encontramos a individuos que piensan, como muchos de nuestros lectores, que van a echar unas manos con la suerte, podemos tomar dos caminos:

1. Pelarles toda la pasta que tienen con algo de paciencia.
2. Dejar que la regalen a otros porque hoy queremos seguir aprendiendo en nuestro juego contra buenos jugadores.

Puede que suene algo pedante, pero esto es una realidad incontestable. Si juegas al poker como jugarías al bingo obtienes los mismos resultados. Te toca una vez de cada 300.

Señores loteros, ya no les pido psicología, sé que si no hurgan un poco más en este juego, no entenderán absolutamente nada. Pero vamos a proponerles algo sencillo.
Permítanme que les tutee.

Os propongo un juego: os voy a dar 10€ si al caer una moneda tirada al aire sale cara. Pero si sale cruz vosotros me dais 1.000 €. ¿Jugamos? (Si contestáis que sí, hacedme el favor de buscarme en una mesa de poker, que echaremos unas partiditas de buen rollo).

Si usáis la cabeza un poquito, y por tanto usáis la psicología y la matemática en conjunción sabréis que eso no es rentable. Y si no es rentable no jugaréis. Y si no jugáis a una cosa, vuestra opinión sólo merecerá respeto, pero no tendrá NINGUNA VALIDEZ OBJETIVA. Siento ser tan duro, pero lo que es, es. Parece que este jueguecito no es más que poner toda la pasta sobre la mesa y el que saque la mejor mano gana y se acabó. Os tomaré como individuos algo más inteligentes que eso. Pero es que los hay que insisten con vehemencia y yo no puedo hacer otra cosa que cabrearme en silencio.

¿Nadie se acuerda de la mala suerte cuando no toca? ¿Por qué?

Echarle la culpa al azar de que tus Ases han perdido contra pareja de doses es de mal perdedor y de inculto. Molesta y mucho pero sabes que puede pasar. Y sabiendo que puede pasar tú tomas una decisión. Y si tu decisión es meter todas tus fichas con AA y pierdes, luego no llores. Por esa regla de tres el día de la Lotería de Navidad todo el mundo debería estar cabreado como una mona porque no le tocó el Gordo. ¿Nadie se acuerda de la mala suerte cuando no toca? ¿Por qué? Porque saben que de entre cientos de miles de bolitas tiene que salir la suya de un bombo, y entre cientos de miles de otras bolitas tiene que salir el Gordo. ¿Sabéis las posibilidades que tenéis de que os toque ? Ínfimas. Pero el hecho de comprar un décimo por 10€ al año nos invita a intentarlo. Pero cuando se trata de poker nos olvidamos de una cosa tan escandalosamente obvia que repatea el estómago tener que repetirlo hasta la saciedad. Lo pondré en mayúscula para que quede grabado en vuestra retina: EN LA LOTERÍA NO PODEMOS INFLUIR EN EL RESULTADO FINAL, ¡¡¡EN EL POKER SÍ!!! Y ahí está la gracia del asunto señores… es tan simple como eso.

Y quien siga sin entender es que no quiere entender nada. Nosotros somos responsables de nuestras ganancias y nuestras pérdidas. La probabilidad juega su papel. Si aceptas las reglas del juego bienvenido, si no, como piensa algún lector: “Dedícate a trabajar como una persona normal”. (Cómo dijo alguien en el Congreso: manda huevos).

Y para muestra, un botón:
Justamente el pasado fin de semana, alguien usó la psicología contra mí en una mesa de poker on-line. Quedábamos tres jugadores y había dos tickets para clasificarse a una final importante. Yo era el que menos fichas tenía en ese momento y decidí hacer ni más ni menos que lo que tenía que hacer: presionar.

Durante todo el torneo mis rivales vieron mi juego y se adaptaron a él, pero quedando tres y corto en fichas a uno de ellos pareció molestarle mi cambio de ritmo.

-He tirado dos veces ATs
– A la próxima que subas te meto la caja.
– Voy a ir all-in en cada mano a ver qué te parece.
– A mí no me hagas eso que no soy un ‘pescao’
Fueron alguna de sus argucias, no sé si para desestabilizarme o porque realmente se había cabreado. Lo segundo me hubiese molestado mucho más que lo primero, sin duda.

¿A qué jugaba yo? Al psicopoker (Psico de Psicología y no de Psicópata). Hay dos premios iguales, y dos jugadores con el doble de fichas que yo. Sólo tenía una salida: convertirme en un tiburón y empezar a morder a diestro y siniestro. Morir ahogado por las ciegas no te deja la misma sensación que morir en un intento de robo. La cuestión es esa, intentarlo. Mi stack era corto pero si alguien cometía un error contra mí se podía quedar sin plaza. Yo jugaba casi sin mirar las cartas. Jugaba con el miedo del rival a perder más de la mitad de sus fichas. Es muy diferente hacer eso cuando el premio está a punto de caer, que cuando acabas de empezar un torneo que no hay miedo por ninguna parte.

Al final mi presión con 99 ante el agresor verbal se estampó contra sus TT… Y pensé… ¡Joder, si es que el poker es sólo suerte!

*Daniel Sarri ‘Danitu’ es miembro de la comunidad POKERTOTAL.

Fuente: http://www.marca.com/2011/03/25/mas_deportes/poker/1301043546.html

 

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.