De lo divino, lo humano y el hombre récord

Si no fuera por la incertidumbre que envuelve al proceso de regulación del juego online, no sería descabellado decir que corren muy buenos tiempos para el poker hispano. Excelentes.

Nuestros representantes acaparan gran parte de la atención que Poker-Red dedica a los circuitos internacionales. Se nos hace extraña una mesa final sin al menos un español en ella.

Hemos tenido que elevar varias veces los criterios para seleccionar los pinchazos destacables en la crónica de los findes y aún así numerosos nicks aparecen casi semanalmente en nuestros artículos acerca de los torneos online. Varios de nuestros jugadores asoman la cabeza en los highstakes y en algunas redes los niveles intermedios están plagados de una nueva generación de jugadores, muchos de ellos nombres nuevos que han ascendido desde cero gracias al boom de EducaPoker, y que estarán copando las portadas de la actualidad nacional- y quién sabe si internacional – en no mucho tiempo.

Los torneos en vivo en nuestro país han visto multiplicado su porcentaje de participación local y hemos sido sede incluso del gran fin de fiesta de la séptima temporada del EPT. Y como no,hemos plantado a un españolito en la mesa final.

Pero los que llevamos más tiempo en esto nos acordamos de épocas más oscuras. Mucho más modestas. Tiempos en que el WPT no tenía intención ninguna de presentar un torneo en España. Tiempos en el que el Estrellas Poker Tour no cabía en cabeza alguna. Tiempos en los que parecía que nunca lograríamos meter a uno de los nuestros en la mesa final del EPT.

Y no era de extrañar, Se habían celebrado 22 EPTs, cuatro de ellos en nuestro país, y podías contar con los dedos de una mano los integrantes de las expediciones que enviábamos fuera de nuestras fronteras. En el EPT Barcelona que inauguraba la cuarta temporada del circuito,Juan Maceiras Lapido había sido burbuja de mesa final. Él y un tal Jesús Manuel Garde (54º) fueron los únicos españoles en premios.

Hasta que llegó el EPT Dortmund de 2008.

Alguien en Unibet tuvo la brillante idea de formar un equipo que mandaría a varios representantes a los distintos circuitos internacionales. Ya existía algún equipo profesional patrocinado por las salas, como el equipo de Titán con Raúl Páez a la cabeza o el Team Everest que confió en May Maceiras hasta desaparecer hace poquitos días debido a la inminente regulación. Eran iniciativas que buscaban contratar a jugadores reconocidos y reconocibles para potenciar la imagen de la sala.

La novedad del equipo Unibet es que se construiría con gente de la propia sala, centrado en la figura de su capitán, Raúl Mestre. Como bien sabemos, desde los inicios de su carrera, Raúl había querido compartir conocimientos y experiencias con varios de sus amigos. Trasladaron sus oficinas a un piso de Valencia y crearon un grupo que sería, primero, el gérmen del equipo Unibet y, luego, el caldo de cultivo de EducaPoker. Varios de los miembros de este grupo eran candidatos ideales para completar el equipo con Raúl, entre ellos Diego Pérez.

Cuando Unibet lanzó su promoción a nivel de la península ibérica, Diego fue uno de los ganadores. Diego Pérez, que ha usado nicks como “Piruloo”, “Diego950” y “Unstoffable”, se estrenó como jugador patrocinado logrando entrar en premios en el PCA de Bahamas de enero de 2008. Escribía un artículo en Poker-Red contando sus impresiónes y el desarrollo del torneo.

La siguiente parada del equipo Unibet era el EPT de Dortmund. La alineación que se desplazó a Alemania estaba compuesta por Raúl Mestre, Aniol Alcaraz “Wyvern”, Luis Sevilla “Deilor”, José Luis Valero “poche”, José Miguel Espinar “Campa” y Simón Muñoz, nuestro amado líder. Les acompañaba el jugador portugués Ricardo Sousa “LostLucky”.

En este video podemos ver a Diego ganando una mano a Danny Ryan “The_D_RY”.

Para sorpresa de propios y extraños, Diego Pérez se conseguía poner chipleader del día 3, ya en premios, con Aniol Alcaraz muy cerca, en 6ª posición. Raúl Páez aún estaba vivo también ,pero muy corto de fichas. Esta vez podía ser que quizá…

Y se cumplió. Diego Pérez se presentaba en la mesa final de un EPT, por primera vez en la historia del poker español. Consiguió mantener el liderato toda la jornada hasta perderlo a manos de un jovencísimo Mike McDonald “Timex”, uno de esos jugadores americanos que venían a jugar los EPTs porque en EE. UU. no les dejaban entrar en los casinos hasta los 21 años de edad.

Diego caía a manos del propio McDonald en esta sorprendente mano.

Diego Pérez se había hecho un hueco en la historia y volvía a Valencia, a las oficinas, con Mestre. Allí siguió formándose cuando se acabó su aventura con el equipo Unibet y allí fue uno de los primeros testeadores en las mesas de la estrategia original que ofreció EducaPokera sus alumnos.

Supongo que uno piensa que, después de algo así, es complicado volver a verse en una situación tan excepcional. Nadie le culparía si así se sintió en algún momento.

Sin embargo, este domingo, junto a otras varias docenas de españolitos y frente a 62.116 rivales, Diego arrancaba el Sunday Million 10th. Anniversary. Cuando se cerró el registro tardío, se confirmó que los 12.483.200$ destinados a premios lo convertían en el torneo mejor pagado de la historia del poker online, por delante del Main Event de las SCOOP de 2011, el último gran torneo antes del Black Friday.

http://www.poker-red.com/noticias/divino-humano-y-hombre-record

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.