El día después del campeón, Pius Heinz

¿Cómo celebras un triunfo en la Serie Mundial de Poker?

“Fui a un bar con Ben Lamb y simplemente la pasamos bien”, dijo Pius Heinz, con el alivio todavía evidente en su voz.”Fue grandioso. Estaba bastante cansado después de eso y tenía a todos mis amigos conmigo. Alrededor de 50 personas. Pasamos un gran momento”.

Pius Heinz

AP Photo/Isaac Brekken
Pius Heinz derrotó a 6865 rivales para ganar el Evento Principal de la Serie Mundial de Poker.

Heinz durmió apenas tres horas el martes por la noche, un momento demasiado corto entre la noche más trascendental de su joven vida y lo que viene. El alemán de 22 años acaba de ganar $8.715.368 y el título con el que todo jugador de poker sueña. No podríamos culparlo por tener problemas para mantenerse calmado.

 

La victoria de Heinz, que terminó alrededor de las 3 de la madrugada, fue apenas el comienzo del día para la naciente súper estrella. Tuvo que someterse a una sesión de fotos, completar formularios y conceder entrevistas. Recién a las 6:15 le permitieron irse, para disfrutar de sus flamantes dólares& y respirar.

Pero no hubo nada de eso el miércoles. De repente, el benjamín del mundo del poker, Heinz, había ganado el torneo que despierta la atención de los medios no especializados. Su patrocinador, PokerStars, le contrató un séquito de relaciones públicas y se establecieron entrevistas, con Heinz pasando de la sartén al fuego, respondiendo las mismas preguntas que todo campeón mundial debe contestar.

¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué se siente ser campeón mundial? ¿Qué harás ahora? ¿Qué tipo de embajador serás? Y obviamente& ¿Cómo gastarás el dinero?

Son mundanas y lo suficientemente simples, pero piensen en mantener esa misma conversación con un extraño. Y piensen en tener esa conversación 20 veces en un día. Ahora piensen en tener que hacerlo cuando todo lo que quieres hacer es relajarte, celebrar y disfrutar los beneficios del triunfo y quizás empezar a pensar cómo pasar el resto de una vida que acaba de cambiar de rumbo completamente. Es estresante, o al menos, debería serlo.

Hablando con Heinz, no sentí tensión en su voz. Estaba calmado y tranquilo, paciente y feliz de hablar sobre las manos, las emociones y su nueva realidad. Respondió todas las preguntas y después más.

En julio, camino a los Nueve de Noviembre, Heinz me dijo que sentía que estaba viviendo en tiempo prestado y que no estaba sintiendo presión. Esa verdad quedaba en evidencia en su actitud entonces, pero la calma se acabó cuando llegó noviembre.

“De cara a la mesa final, no estaba nervioso”, dijo el campeón. “Entendí que debía hacer mi juego y sabía que no podía controlar las cartas. Pero cuando me senté, me sentí tan nervioso como he estado en mi vida. Mis manos temblaban. Después de las primeras manos, volví a calmarme. Creo que jugué bien y tomé decisiones realmente buenas”.

Su domingo fue una revelación. Empezó el día en séptimo lugar, llegó hasta la primera colocación con agresividad temprana y mantuvo la ventaja hasta el final del día, alcanzando la jornada del martes con casi la mitad de las fichas en juego. Aunque hubo especulación respecto a que no estaba aprovechando completamente los beneficios de la transmisión televisiva con 15 minutos de retraso, ese no fue el caso. Heinz constantemente se mantuvo en contacto con sus amigos en las gradas, quienes le proveyeron actualizaciones de toda la mesa y las cartas que se veían. Cuando el domingo terminó, Heinz se alejó del poker.

“Vi algunas partes de la transmisión, pero no mucho. Quizás una hora”, recordó Heinz. “Estuve en la mesa, vi las manos y me informaron sobre las cartas que tenían los rivales. Tenía confianza en mi juego y no quería preocuparme demasiado. Quería relajarme y calmarme. Sentí que tenía mejores chances de hacer mi propio juego si no me preocupaba demasiado”.

Cuando llegó finalmente el martes, Heinz estaba listo para aprovechar su liderato, pero la oportunidad nunca ocurrió. A cuatro manos del comienzo, Staszko se había doblado, robándole un pote a Heinz y eliminando a Lamb. Para algunos, que un día de planificación se fuera por los caños podría haber sido temible, pero Heinz insiste con que no lo afectó.

“No, no me molestó”, dijo Heinz. “Estábamos jugando heads-up. La ventaja en el mano a mano va a cambiar más a menudo que cuando estás en una mesa de nueve. Los stacks estaban bastante parejos. Martin salió de entrada a ganar manos y conseguir fichas, pero no estaba preocupado. Jugué bien y me mantuve con mi estrategia”.

Luego de alrededor de 100 manos, los dos intercambiaron el liderato una y otra vez. Una racha de malas cartas lo puso contra las cuerdas y su lenguaje corporal no daba buenos indicios, pero en su cabeza todavía quedaba mucha calma. “Definitivamente no recibí cartas durante un tiempo, no pude concretar manos”, dijo. “Traté de no perder la concentración y mantener mi juego”.

Lo hizo, lo suficiente como para doblarse, luego hacerlo otra vez y finalmente llevarse el título. Es el primer día del resto de la vida de un joven de 22 años que de repente tiene $8.7 millones, fama y gloria en su bolsillo. La sensación en la charla es que aunque su vida está a punto de cambiar, Heinz seguirá siendo el mismo.

Ah, y en cuanto a las preguntas básicas que todos quieren saber, aquí van:

¿Cómo te sientes en este momento?
Heinz: Estoy realmente feliz ahora. Ayer fue el mejor y el más importante día de mi vida. Estoy realmente feliz de haber ganado.

¿Qué se siente ser campeón mundial?
Heinz: Es lo que todo jugador de poker sueña, ¿no? Es fenomenal.

¿Qué harás ahora?
Heinz: Voy a tomarme tiempo libre de la universidad. Creo que quiero viajar y disfrutar de ser un jugador de poker. Iré al [PokerStars Caribbean Adventure] y algunos otros torneos y jugaré poker. Creo que subiré de nivel también. Pondré unos $250 mil dólares en Internet, algo así. Jugaré torneos para High Rollers. Firmé un contrato con PokerStars y estoy realmente feliz de ser parte del equipo. Estoy ansioso por trabajar con ellos.

¿Qué tipo de embajador del poker serás?
Heinz: Creo que quiero mantener mi privacidad lo más posible. Con eso dicho, quiero hacer mi parte y ser un gran embajador para el poker. Sólo trataré de no hacer demasiado. No espero convertirme en alguien famoso.

¿En qué gastarás el dinero?
Heinz: Veremos. En este momento, sólo estoy muy feliz. Voy a tratar de ser inteligente al respecto. No estoy seguro qué le compraré a mis padres todavía, pero será un lindo regalo.

Felicitaciones al nuevo campeón mundial.

Gary Wise es colaborador regular de ESPN.com. Puedes leer más en su blog:www.wisehandpoker.net Consulta su archivo de columnas.

http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=1416656&s=pok&type=column

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.