¿El mejor de su era?

Si eres del tipo de persona que sigue de cerca los resultados en el mundo del poker, sabrás que Jonathan Duhamel acaba de dejar su marca en uno de los festivales más importantes del año, el PokerStars Caribbean Adventure. A sólo 14 meses de haber ganado el título del mundo, el joven canadiense cobró más de $1.2 millones de dólares en menos de dos semanas. Los resultados nos impresionaron a todos.

Seguro, no es la mejor semana de su vida profesional, pero no está mal como segundo lugar.

“Estuvo más decidido que nunca antes”, dijo Duhamel. “Sentí que necesitaba lograr algunos resultados. Pasé por una racha fría en los meses anteriores, por eso quería rendir bien”.

Duhamel ya había dejado en claro que lo suyo no fue un golpe de suerte cuando ganó el High Roller en el EPT Deauville en enero de 2011, pero el PCA de 2012 lo llevó a otro nivel. Su rendimiento fue de esos que despiertan atención más allá del status del jugador, pero el hecho de haber sido campeón de mundo aumentó más el atractivo. En una era acostumbrada a ver campeones mundiales trascender en las transmisiones de ESPN antes de volver a la tierra, Duhamel ha soportado los rigores de la fama (en diciembre, por ejemplo, Duhamel fue atacado y sufrió un robo en su casa) y ya nos está forzando a examinar si es acaso el campeón mundial más exitoso en la era posterior al boom del poker.

Las dos victorias grandes de Duhamel igualan los triunfos relevantes del campeón más ganador de la última década. Su total de ganancias en los años posteriores a su gran consagración lo ubican tercero detrás Joe Hachem y Greg Raymer, dos jugadores que han tenido muchos más años para apilar billetes. A pesar de la permanencia de Raymer, Duhamel ya casi ha alcanzado al “Fossilman” en ganancias fuera del campeonato, y ya ha sumado más cobros que Jamie Gold y Jerry Yang a pesar de los años de diferencia. En resumen, Duhamel tiene una carrera con potencial de súper estrella en las vísperas de su gran logro.

Un repaso a los últimos nueve campeones de la WSOP

 

Nombre-Año Pius Heinz – 2011 J.D. – 2010 Joe Cada – 2009 P.E. – 2008 Jerry Yang – 2007 Jamie Gold – 2006 J.H. – 2005 Greg Raymer – 2004 C.M. – 2003
Días hasta el 1º cobro# 30 81 62 14 105 335 125 60 323
Cobros en la WSOP (año siguiente) N/A 2 0 1 0 3 4 3 1
Cobros en la WSOP 2 2 2 2 3 4 11 18 4
Cobros Totales # 3 13 6 17 8 12 41 37 26
Triunfos en Torneos#@ 0 2 1 1 0 0 2 0 0
Cobro más grande*# $25K $634K $175K $843K $75K $54K $2.2M $774K $300K
Ganancias*# $77K $1.7M $316K $1.7M $120K $141K $4.1M $1.8M $967K

Agregado: *Los números están redondeados. # – Post triunfo en la WSOP. @ – Primer premio superior a $50.000

J.D. – Jonathan Duhamel. P.E. – Peter Eastgate. J.H. – Joe Hachem. C.M. – Chris Moneymaker.

Notas:
• La línea divisoria creada en octubre de 2006, con la aprobación de la UIGEA, parece bastante obvia, con los campeones volviendo al ruedo bastante más rápido.
• Raymer es el único jugador de esta lista con un cobro previo en la WSOP en el año del campeonato.
• Las victorias en torneos sólo incluyen torneos donde hubo dinero en juego.
• Duhamel ya está tercero en ganancias post-WSOP. Si se quitan sus cobros más altos del registro, él y Raymer están virtualmente en un empate.

 

¿Qué lo diferencia? Aunque las respuestas no son tan claras, pueden encontrarse en su rara habilidad para mantener el deseo por la excelencia más allá de haber logrado la meta más preciada de un jugador de poker. El campeón del mundo debe luchar con las constantes demandas del tiempo; los nuevos amigos que buscan sus flamantes billetes; la atención negativa que viene junto a los resultados adversos (un problema que se ha hecho más profundo con la existencia de los sitios online que registran todo); y la pelea por mantener la determinación cuando todos los triunfos futuros lucirán pálidos contra el éxito previo. Duhamel, notablemente, parece tener una concentración que lo eleva por sobre las potenciales dificultades.

Chris Moneymaker está entre los que han experimentado esas dificultades. Aunque el bombo publicitario ha caído notablemente respecto a los días de gloria entre 2003 y 2005, sabe que lo que Duhamel ha hecho es para destacar. “Es duro”, dijo. “Tienes un descanso de 15 minutos y te la pasas respondiendo entrevistas y sacándote fotos con los fanáticos& es un obstáculo agregado que los campeones deben soportar. No tienes tiempo para jugar todos los días, por lo que no puedes entrar en ritmo como podrías hacerlo”.

Mientras Moneymaker no pudo encontrarse tiempo para jugar, Duhamel obviamente se lo puso como prioridad. Ha sido notorio como ha priorizado su juego por encima de los compromisos con la prensa y eso ha quedado en evidencia por su alto volumen de juego. Según los registros, el muchacho de 24 años ha jugado 91 torneos desde la victoria en la WSOP. Además, ha jugado 385 torneos en Internet desde el principio de 2011 (en casa en Canadá, todavía puede jugar en PokerStars, el sitio que lo patrocina). Es una increíble muestra de tenacidad en un período de su vida en el que a muchos les costaría hacer lo mismo.

Antes de ganar la WSOP Duhamel jugaba principalmente en Internet y en mesas vivas. Irónicamente, ganar el torneo en vivo más grande del mundo lo forzó a ponerse nuevas metas: mejorar su juego en vivo y en torneos.

“Quería ver cómo podía rendir en el circuito”, aseveró Duhamel. “Era un jugador de cash y los torneos fueron un nuevo desafío. Eso me hizo tener ganas de jugar. Era un nuevo desafío para mí. No pensé que el evento principal fuera el final, sino un comienzo. Fue increíble ganar, pero para mí ser bueno se define a través de la consistencia. No quería jugar solamente las partidas más grandes de Internet. Quería seguir mejorando. Creo que soy 10 veces mejor que cuando gané. Sólo quiero mejorar todo el tiempo”.

El campeón de 2009, Joe Cada, es otro de los que se ha visto impresionado por la actitud de Duhamel. “Hay gente que cuando logra algo grande, quiere convertirse en el mejor del mundo para demostrar que el triunfo no fue un golpe de suerte”, dijo Cada, quien ganó su primer torneo post WSOP en el PCA 2012. “Es un paso en la dirección correcta. Pueden ver que Jonathan tiene esa mentalidad. Está mentalizado e invirtiendo todo su tiempo en esto, viajando, jugando torneos y siendo un gran jugador. El poker se trata de cometer la menor cantidad de errores posibles y está haciendo un gran trabajo”.

“Después del evento principal, distintas cosas pasaron por mi cabeza. Me desgasté un poco, por lo que no jugué muchos torneos. No estaba ganando y no podía culpar a la varianza. No dediqué el tiempo necesario. Jon lo ha hecho y le ha ido bien”.

Duhamel no le presta demasiada importancia a las miradas que ofrecen otros jugadores sobre él. Él juega sólo para mejorar, como para demostrarse a sí mismo que puede hacerlo, con su opinión siendo la única que le importa. Cuando se le preguntó si era gratificante poder terminar siendo el campeón más grandioso de su era, ni se mosqueó. “Me importa un cero por ciento”, dijo Duhamel. “Todos los ex campeones son grandiosos. Todos ganaron el torneo más grande que hay. Algunos eran profesionales, otros amateurs, pero yo no quiero probarme contra nadie, sólo quiero jugar de la manera que me haga orgulloso a mí mismo”.

Sus resultados en el PCA sugieren que debería estarlo y aunque no le importe, posiblemente esté a un paso de dejar a sus colegas campeones atrás.

http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=1465259&s=pok&type=column

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.