Mesa final wsop

La mesa final del evento principal del WSOP

Mesa final wsopPara motivar el consumo público, la competencia es mostrada como una historia. Viene con protagonistas y antagonistas, tiene un comienzo, un nudo y un desenlace, un argumento, temas, una crisis y un climax. En una competencia como la Serie Mundial de Poker, donde 6598 jugadores de poker pagaron $10 mil dólares por cabeza en busca de fama y fortuna, los elementos están ahí. En general, las historias que surgen en la previa de la mesa final se escriben por sí solas.

En 2003, vimos Chris Moneymaker hacerle honor a su apellido. En 2006, con un poco de ayuda de Norman Chad, Allen Cunningham se convirtió en un nombre de marca registrada. En 2008, el formato de los 9 de Noviembre, donde la mesa final era retrasada por meses, lo definió todo. En 2009, la conversación se centró en el par más desparejo de todos, el leñador Darvin Mood y el profesional Phil Ivey. Para la prensa, esas historias resultaron fáciles de explotar. Esas historias se escribieron solas.

2012 ha sido notablemente distinto. Este año, la historia es que no hay alguien que se destaque. No hay un Cunningham o Ivey o Michael Mizrachi. No hay nombres familiares, y en una industria que destaca cuando aparecen las estrellas, esto generó un dilema para la promoción. La búsqueda de alguien que tomara su lugar fue un juego de peso y equilibrio. Lo cierto es que la historia está básicamente intacta.

El foco está puesto en lo que podría suceder, pero a las 20:00 ET del lunes (en vivo por ESPN), la verdadera historia comenzará a desasnarse. Luego a las 21:00 ET del martes (también por ESPN), finalmente veremos el climax y la conclusión. La razón por la que te sentarás a mirar no serán los $8.527.982 del primer premio ni la bolsa más grande en los deportes profesionales. Hay buenas razones, seguro, pero la razón principal por la que mirarás el evento es la misma por la que miras el Super Bowl o la Serie Mundial de Béisbol o Wimbledon: porque todas las buenas historias tienen un final.

Uno de los nueve hombres todavía en pie en el evento principal de la Serie Mundial de Poker surgirá como campeón mundial. Cuando lo haga, tendremos nuestro protagonista y la historia habrá seguido su curso. Además de una abultada cuenta en el banco, tendrá fama, adoración, y su vida habrá cambiado. Con tanto en juego, y con el sueño tan cerca, sin dudas es el mayor drama en el mundo. Para uno de ellos, culminará en la inmortalidad.

Estos son los nueve potenciales campeones:

Asiento 1 – Russell Thomas, 24, Hartford, Conn. (conteo: 24,800,000): Ex compañero de cuarto del chip leader Jesse Sylvia, no se suponía que Thomas estuviera aquí. Luego de terminar la escuela, y sin mucho éxito en el poker, optó por una vida como actuario en lugar de seguir grindeando. Incluso cuando el poker reapareció en su vida, prefirió poner el foco en las partidas de cash. Todos sus esfuerzos por alejarse cambiaron por el evento principal. Más allá de cómo le vaya, parece finalmente destinado a abrazar al poker como forma de vida.

Asiento 2 – Jacob Balsinger, 21, Tempe, Ariz. (13,115,000): El stack de Balsinger sufrió un par de reducciones en las horas previas a la definición de la mesa final en julio, pero no podemos ignorar que es el jugador más joven del campo. Los últimos tres campeones se consagraron con 22, 23 y 22 respectivamente, lo que sugiere que quizás el evento principal sea un juego de jóvenes. Una victoria convertiría a Balsinger en el jugador más joven en ganar el evento.

Asiento 3 – Jeremy Ausmus, 32, Las Vegas (9,805,000): El pequeño stack probablemente deje a Ausmus a un costado en las consideraciones, pero su presencia en la mesa final corona una notable actuación en la WSOP en 2012. El evento principal representó su noveno cobro en el verano. Y aunque comienza en el fondo, los stacks estarán bastante profundos, al menos durante las primeras horas.

Asiento 4 – Steven Gee, 57, Sacramento, Calif. (16,860,000): El jugador más viejo todavía en pie es además uno de los dos jugadores con brazaletes en su haber. Aunque es principalmente jugador de cash, Gee ganó un evento de NLHE de 3000 jugadores en la WSOP 2010. Juega poker desde hace más tiempo que la edad de muchos de sus rivales.

Asiento 5 – Greg Merson, 24, Laurel, Md. (28,725,000): Posicionado tercero en fichas y llegando tras una gran racha, Merson es considerado uno de los favoritos. Una victoria en el evento principal le daría el premio al Jugador del Año en la WSOP, coronando una serie que incluyó un brazalete y otra mesa final antes del comienzo del evento principal. Merson, un profesional de cash games en Internet que acumula más de 7 millones de manos jugadas, ha expresado estar batallando una adicción a las drogas y ha usado toda la atención recibida para ayudar a otros en la misma situación.

Asiento 6 – Jesse Sylvia, 26, Las Vegas (43,875,000): Curiosamente, Sylvia acredita parte de su éxito al Viernes Negro, el popular nombre que se le puso al día en que el Departamento de Justicia confiscó a los mayores operadores del poker online. Imposibilitado de jugar en Internet, Sylvia se vio forzado a mejorar sus habilidades en vivo, y el resultado sugiere que funcionó. Sylvia tiene una enorme ventaja en fichas y debe ser considerado el favorito. Aunque muchos consideran a Merson como el mayor problema para Sylvia, la disposición está a su favor.

Asiento 7 – Robert Salaburu, 27, San Antonio (15,155,000): El comodín. Salaburu tiene una actitud temible y una boca que acompaña. Ha dejado en claro que no tiene miedo ante la situación. Un jugador irregular en su carrera, Salaburu va a realizar una o dos jugadas que dejarán a todos con la boca abierta, y lo hará sentado detrás de los dos líderes en fichas.

Asiento 8 – Andras Koroknai, 30, Debrecen, Hungría (29,375,000): El único jugador no estadounidense de la mesa, Koroknai buscará extender la racha de campeones extranjeros que data del 2009. Koroknai, quien con Merson son los únicos jugadores en la mesa con un cobro anterior de siete cifras (por su triunfo en el WPT LA Poker Classic en 2010), no parece sentirse intimidado por las luces y llega segundo en fichas, con el trío Merson-Sylvia-Salaburu sentado directamente a su derecha. El hombre que es mejor conocido por haber noqueado a las últimas dos mujeres del evento principal en los puesto 11 y 10, tiene una chance real de agregar otra enorme marca en su currículum.

Asiento 9 – Michael Esposito, 44, Seaford, N.Y. (16,260,000): El único jugador amateur de la mesa final. Esposito es comerciante y viene jugando torneos hace más de una década, notablemente en Atlantic City. Una victoria lo convertiría en el primer campeón no profesional desde Jerry Yang en 2007.

Cada uno de estos nueve jugadores ya ha ganado más de $750 mil dólares, y todos tienen la chance de aumentar su cuenta bancaria en $8.5 millones antes del final de la semana. Más que eso, sin embargo, todos tienen chance de dejar su marca.

Sea Balsinger con su juventud, Merson con sus vicios, Koroknai siendo el extranjero o Sylvia como el líder, uno de estos nombres quedará eternamente atado a la tradición del poker. En un mundo en el que se están reduciendo cada vez más las oportunidades para alcanzar la fama dentro del poker, esta es una chance para ser parte de una historia que continuará por siglos.

 

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.