La mirada más intimidatoria del poker

Liv Boeree es a sus 26 años una de las jugadores de poker más importantes del mundo. La mayoritaria presencia masculina en el circuito hace de la irrupción de alguna mujer algo extraño. Es algo cuantitativo, no cualitativo. Boeree cree que la igualdad es una hecho en los naipes. “La derrota de los chicos es un sueño hecho realidad”, ha comentado en la web sueca Sport Bladet.


La propia Boeree descubrió en San Remo que su mejor arma es la mirada. “Me di cuenta que cuando me quedaba mirando a los chicos, sobre todo a los italianos, me ayudaba a esconder mi juego. No sabían como iba a reaccionar. Nunca he tenido problema en mirar a la gente a la cara. Me sentí cómoda haciéndolo y poniéndoselo difícil”, recuerda.
Esta joven británica quería ser de pequeña piloto de aviones o físico. De hecho consiguió la doble titulación en Física y Astrofísica de la Universidad de Manchester. El mundo del poker llamó su atención y la victoria en el EPT de San Remo del año pasado le dio la razón. Ya ha conseguido 1,8 millones de dólares en torneos en vivo.
“Es un sueño hecho realidad. Cuando comencé a jugar me enteré de que podría conseguir un patrocinador si era lo suficientemente buena. No tenía nada que perder, así que luché por conseguirlo y lo logré”, cuenta en la entrevista.

El Negro Miño

Hincha millonario. Caza tells. Me encantan los badbeats.