Phil Ivey acusa al Borgata de tener camareras “demasiado voluptuosas”

El pro estadounidense Phil Ivey, acusado de hacer trampa en unas partidas de Baccarat en el Casino Borgata de Atlantic City donde ganó U$S 9,6 millones, argumentó en la causa que mantiene contra el Casino Borgata, que el establecimiento obtiene ventaja sobre los jugadores, porque atractivas camareras ligeras de ropas ofrecen “bebidas alcohólicas gratis a los clientes”.

Ivey está utilizando esta inusual defensa contra las acusaciones de que él y un acompañante engañaron al casino en 2012. Ambas partes se están demandando mutuamente sobre esas ganancias, que el jugador aún no cobró. El casino afirma que Ivey, junto a su socio, se aprovechó de un defecto en la parte posterior de los naipes, que les permitieron clasificar y ganar las manos.

phiil-ivenyy

Esta técnica, conocida como clasificación de bordes, viola los reglamentos de juego del casino de Nueva Jersey. Phil Ivey afirma que su victoria fue simplemente el resultado de la habilidad y de una buena observación. La presentación judicial cita una declaración en la que Ivey relató la atención que los empleados del Borgata estuvieron muy encima de él, mientras estaba apostando de U$S 50.000 a U$S 100.000 por mano. “Te distraen”, dijo Ivey. “Quiero decir, cualquier cosa que pueden hacer para tomarse una ventaja. Todo el mundo sabe que el alcohol afecta el juicio, y que lo ofrecen por eso, y tienen camareras bonitas y son todas muy coquetas.”, agregó Phil Ivey.

El Borgata afirma que los naipes eran defectuosos en el dorso con un patrón de dibujo no uniforme. Las caras tienen hileras de pequeños círculos blancos diseñados para parecerse a diamantes, pero el Borgata sostiene que algunas tenían sólo la mitad o cuartos de diamantes. Ivey dijo que simplemente se dio cuenta de lo que cualquier persona en el juego podría haber observado y apostó en consecuencia

Cabe recalcar que Ivey perdió una demanda similar el año pasado en el Tribunal Superior del reino Unidos, iniciada por Genting Group con sede en Malasia, un importante operador de casino. El tribunal acordó que el casino no tenía que pagar a Ivey U$S 12,4 millones que había ganado a través de esta técnica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.