El Concepto de la “M”


Concepto “M” y las “Cuatro Zonas”: En un torneo, las ciegas suben rápidamente en cada nivel por lo que no es lo mismo jugarnos nuestras fichas en el Nivel 1 que en el Nivel 15. Debemos mantener una estrategia concreta en cada momento por lo que lo mejor será aplicar un concepto matemático (el concepto M) y aplicarlo en los diferentes momentos del torneo (zonas).

 

  1. Concepto M:: Definiremos como “M” el número que especifica cuántas rondas nos podrían quedar antes de que nos quedemos sin fichas. Y se calcula así: M = cantidad de fichas / dinero en el bote.

 

El dinero del bote se estima calculando las apuestas ciegas más la cantidad de participantes, multiplicada por los Antes.

Por ejemplo, si en una mesa de 9 jugadores estamos en con ciegas 500/1000 y antes de 100 el dinero que hay en el bote en cada mano es la suma de las dos ciegas (1,500) más el número de jugadores multiplicado por el ante (900). En este caso el dinero que hay en el bote es 2,400.

La “M” se calcula dividiendo nuestro stack (10,000) entre el dinero que hay en el bote (2400). En este caso 4,1 por lo que en apenas cuatro vueltas nuestro stack será cero.

Las Cuatro Zonas

Sobretodo para nuestras decisiones preflop debemos atender a las cuatro posibles zonas en las que estamos según sea nuestra “M”

  1. Zona Verde: Cuando “M” es superior a 20 y estamos en los puestos delanteror del torneo. Podemos optar por jugar más manos, o menos. Es momento de acumular fichas por medio robando apuestas ciegas impunemente.
  2. Zona Amarilla: M entre diez y veinte, conviene ser agresivos aunque tengamos muchas fichas. Cuanto más nos acerquemos al diez, menos requerimientos tendremos para tratar de quedarnos con el bote.
  3. Zona Naranja:  M entre 6-10. Debemos ser aún más agresivos.
  4. Zona Roja: M entre uno y cinco. Lo único posible es hacer “all-in” ya que la presión de las ciegas es enorme y poco margen de movimiento podemos tener.

Tomar decisiones

En estas situaciónes, lo mejor es pensar en cuál es el objetivo que perseguimos al seguir en el torneo, pues si lo que queremos es el premio, estamos cerca de él, y eso nos hace restar importancia a la M. Sin embargo, si lo que perseguimos es llegar lo más lejos posible, y aspiramos a algo más que únicamente ingresar en el ranking de premios, entonces M se transforma en un numero importante. A veces, no importan tanto las propias cartas o las situaciones como que nadie haya puesto fichas en el bote. Pues, si alguien lo ha hecho, tendremos que aguardar a la siguiente mano, si no poseemos alguna buena jugada. Sin embargo, si nadie puso en el bote, podremos hacer all-in aunque tengamos manos débiles, si nuestra M es 4 o menos que 4, pues en 4 rondas ya no tendremos fichas. Lo que esto significa es que, para sobrevivir, en determinado momento debemos arriesgarnos con las manos débiles.

Frente al all-in de un adversario, debemos evaluar las circunstancias: revisar el propio índice M y el del rival; y verificar si éste es agresivo o pasivo, entre otras cosas. Si disponemos de muchas fichas, podríamos hacer call con jugadas de 50 / 50 y tratar de eliminar oponentes, lo que permitirá que acumulemos nuevas fichas. Si no disponemos de fichas suficientes, las cosas se complican; y si nuestra pila es pequeña, lo mejor es hacer call y ver qué sucede.

Pero, si hay raise y re-raise antes de que os toque el turno y dos jugadores hacen all in, muy probablemente tengan AA, KK ó AK por lo que nuevamente no será tan importante nuestra “M”.

Fuente: http://www.aprenderpoker.net