El Póker Online Recuperó Sus Dominios En EEUU ¿Y Ahora, Qué?

Luego del revuelo mundial que armaron el fiscal del Sur de Nueva York, Preet Bherara, y el FBI al cerrar las salas de póker online más importantes acusadas de, entre otras cosas, defraudar al fisco, el gobierno de EEUU llegó a un acuerdo con PokerStars y Full Tilt poker para devolverles sus dominios, como condición para que los clientes norteamericanos recuperen sus depósitos.  La acción trascendió a través de un comunicado emitido por la fiscalía el pasado 20 de abril, cuando todavía la prensa se estaba haciendo eco del fatídico “viernes negro”. ¿El objetivo final de toda esta movida, es la regulación del póker online en en el país del Norte, dónde este juego es uno de los más populares?

Aunque el comunicado expresa que “el gobierno ha llegado a un acuerdo con pokerstars y Full Tilt poker para restituirles los dominios .com, con el único fin de devolverles los depósitos a los jugadores norteamericanos”, algunos analistas traslucen que el juego de póker online está tan arraigado en EEUU, que las autoridades pueden estar buscando una salida salomónica al problema. Quiérase o no, los usuarios de póker online norteamericanos se cuentan entre todos los estratos de la sociedad, incluso entre aquellos que se rasgan las vestiduras blandiendo el dedo acusador y enarbolando la bandera de la moral americana.

Entonces ¿cuál es el motivo para este espaldarazo a las dos grandes del póker? Si bien ninguna de las dos compañías podrá aceptar dinero de jugadores norteamericanos, ambas empresas podrán desarrollar sus actividades normalmente. Es decir que los aficionados norteamericanos podrían ponerse a jugar al póker desde sus cómodos sillones hogareños, con la única salvedad que no podrán apostar un solo dólar. Para los jugadores, adultos y conscientes de sus actos, ávidos de emociones y oportunidades, esto es más o menos como salir de parranda con la abuelita y dos tías solteronas.

Las empresas emitieron sendos comunicados a sus clientes en donde especificaban su posición ante la justicia norteamericana. PokerStars, anunció que la compañía “niega categóricamente los alegatos presentados por el Departamento de Justicia de los EE. UU” y que se “están tomando las medidas oportunas para defenderse de estas acusaciones”. Los responsables de PokerStars resaltaron que tuvieron todo el apoyo de las autoridades de la Isla de Man, lugar en donde tiene sede la empresa, y que acatarán la orden de la justicia norteamericana para cooperar en la devolución de los fondos pertenecientes a los jugadores oriundos de ese país.

Por su parte, los voceros de Full Tilt poker declararon que ellos creen que la actividad del póker online no debe ser considerada ilícita en los EEUU y que van a trabajar con el fiscal general para devolver el dinero de los jugadores “tan pronto como sea posible”. La empresa recalcó que la devolución de los fondos podría tardar “varios meses”, debido a que todavía no se habilitó ningún canal de pago y que ellos no tienen la contabilidad de los millones de dólares de los

jugadores que fueron incautados por el gobierno.La situación incluso llegó a ser tema de discusión de uno de los grandes referentes del juego en EEUU. Gary Loveman, CEO de Caesars Entertainment Corp., dijo que las acusaciones federales en contra de las tres compañías de póker online, significan una gran oportunidad para legalizar plenamente la industria y no dejar escapar un mercado de 6 mil millones de dólares al año. Loveman indicó que las acciones legales en contra de pokerStart, Full Tilt Poker y Absolute poker, no van a quebrantar la voluntad y el deseo de millones de norteamericanos amantes del póker en línea. Asimismo, resaltó que es el momento de legalizar el juego en línea para fortalecer a la industria y así crear miles de puestos de trabajo y llevar tranquilidad a los hogares norteamericanos.

Lo cierto es que los responsables de Caesars están bregando hace tiempo por la legalización del poker en línea, debido a que los torneos que se realizan son extremadamente populares y, por consiguiente, un gran negocio.  Sin embargo, los analistas están convencidos que no existen acuerdos formales para construir un frente de acción entre los sitios online y los casinos de Las Vegas, para ponerse de acuerdo de qué manera manejar el negocio una vez que se legisle la actividad. Para Loveman, la legislación federal es la única que puede hacer que el sistema de póker online esté bien regulado.

Para finalizar, Loveman comparó a la ley promulgada en 2006 con la prohibición de bebidas alcohólicas de de la década de 1920. Ciertamente tratar de prohibir una actividad inserta en la cultura para evitar males mayores puede obrar como detonante de problemas inesperados. La ley de los ’20 no terminó con los alcohólicos sino que creó un red de tráfico y de proporcionó un pingüe negocio al crimen organizado; la UIGEA no terminó con el juego online ni con el deseo de jugar por considerarlo ilegal, sólo no permitió, ni permite, que una buena parte del dinero que se recauda pueda ser destinado a la implementación de programas para combatir la ludopatía.

La decisión de la fiscalía puede ser un guiño para que la actividad se regule. De esta manera, los adultos podrán elegir libremente de qué forma gastar su dinero a sabiendas de que las empresas están siendo monitoreadas por un gobierno que impone reglas claras y conformes con la ley.

Por Fabián Bataglia

Fuente: http://eldiario.deljuego.com.ar