Matemáticas básicas: aplicando las odds al poker

En el artículo anterior sobre matemáticas básicas habíamos empezado a familiarizarnos con las principales formas de expresión de probabilidad. Hemos aprendido que se puede representar la probabilidad de que algo ocurra usando el porcentaje, la fracción y las odds, y también que todos estos sistemas son equivalentes y se puede pasar de uno a otro sin problemas.

En este artículo aprenderemos a utilizar este conocimiento a la hora de tomar una decisión.

Primero tenemos que simplificar un poco todo lo aprendido… ¿cada vez que vaya a calcular mis posibilidades de ganar debo pensar en porcentajes, fracciones y odds? ¡NO! La forma más adecuada para expresar la probabilidad en poker son las odds, es un sistema más sencillo e intuitivo y, aunque es importante conocer su equivalencia con las otras formas de expresión, en principio nos centraremos en el uso de las odds.

Normalmente usaremos las odds underdog, recordemos que eran aquellas que expresaban el número de sucesos negativos en primer lugar.

Pero antes de entrar en materia… ¿exactamente cuál es la probabilidad que nos interesa conocer? La de ganar. ¡Error! Para conocer la probabilidad de ganar una mano es necesario ver las cartas del contrario y eso, a día de hoy, no es posible en el Texas Holdem. Nosotros queremos conocer la probabilidad de mejorar nuestra mano y, con ese conocimiento, valorar cuales son nuestras expectativas de victoria en este caso.

Vamos pues a calcular nuestra probabilidad de mejorar una jugada de poker en 4 pasos:

  1. Valoración de la mano: ¿Qué llevamos? ¿Cómo podría mejorar nuestra mano? Imagina que tienes una mano como Q10o y el flop trae A J 2. Bien, tu mano puede mejorar convirtiéndose en una escalera. Para esto sólo tenemos en cuenta las jugadas a las que podríamos mejorar con una carta y sólo tenemos en cuenta las jugadas que consideramos nos darían la mano ganadora. Es decir, en este ejemplo, si ligo un 10 tengo una pareja, que es mejor mano que la actual, no obstante no creemos que sea una mano fuerte con ese flop y como no nos daría la victoria no lo tenemos en cuenta.
  2. Contar las outs: Una vez que sabemos que cartas nos ayudarían para mejorar debemos contar cuantas son. Estas cartas son lo que llamamos “outs”, son los naipes que están en el mazo que nos pueden dar jugada. Seguimos con el mismo ejemplo, para hacer nuestra escalera necesitamos un rey (K), sabemos que hay 4 en la baraja y no tenemos ninguno en la mano así que el cálculo es sencillo: tenemos 4 outs, es decir 4 cartas favorables.
  3. Calcular las cartas que no te ayudan: Hemos visto que tenemos 4 outs, pero ¿Cuántas cartas hay que no nos sirven? El cálculo es sencillo, tenemos en la mano 2 cartas y en la mesa hay 3, las cartas de nuestros rivales son desconocidas para nosotros así que no las tenemos en cuenta. La baraja tiene 52 cartas, pero a ese total tenemos que restarle las que tenemos en la mano y las que hay en el flop, el resultado es que hay 47 cartas desconocidas para nosotros. Ahora sabemos que de esas 47, sólo 4 son buenas para nuestra mano, así que las otras 43 son las cartas que faltan por salir y no nos valen: Cartas desfavorables = (Cartas totales – Cartas Conocidas) – Out
  4. Expresar en odds: Refresquemos la memoria… las odds se expresaban colocando los casos en contra y a favor separados por dos puntos. En este caso las cartas en contra y las cartas a favor de manera que el resultado es 47: 4 (47 cartas en contra: 4 cartas a favor) Para poder trabajar más cómodamente con este sistema siempre vamos a simplificar las odds hasta que el segundo número de la expresión sea un 1, de manera que en este caso dividimos ambas cifras entre 4 y obtenemos que nuestras odds son 11,75 : 1. La probabilidad de que nuestra jugada mejore es 11,75:1

Es posible que en este punto te sientas un poco desorientado, especialmente si es la primera vez que te enfrentas a este tipo de cálculos. No te asustes, naturalmente todos estos cálculos no se realizan en la mesa cada vez que tienes que tomar una decisión, para facilitar el trabajo puedes memorizar una tabla con los casos más habituales para simplificar el proceso, sólo tienes que contar tus outs y compararlos con la tabla. Sin embargo es importante que conozcas de dónde salen los datos. Bien, la tabla que debes recordar es esta:

221140970.jpg

Como ves en la tabla hemos asignado una probabilidad distinta a nuestra jugada según nos encontremos en el flop o en el turn, esto es porque ha cambiado el número de cartas que faltan por salir y ese dato condiciona todo el cálculo, es decir, nuestras posibilidades de ligar son mejores en el flop con 2 cartas por venir que en el turn a falta de una única carta.

Con esto ya eres capaz de calcular las posibilidades de mejorar que tiene tu mano en un momento determinado, ¿como debes aplicar esto a tu juego? Puedes aprenderlo en el próximo artículo sobre pot odds.

 

Fuente: http://www.noticiaspoker.es

 

Deja un comentario