Nadando en la pecera

Cuando uno descubre por fin el maravilloso mundo del poker se debe enfrentar a un nuevo desafío. ¿Cómo encontrar un sitio, lo suficientemente aceptable, para su nivel, tanto económico como de conocimientos? Lo ideal es navegar por la red de redes y visitar muchos foros, conocer gente y aprender. Pero… ¿y mientras aprendes ‘teóricamente’ puedes practicar también en vivo?

Muchos de estos foros organizan pequeñas partidas privadas o conocen de algunos lugares donde, de manera regular, se puede practicar con el naipe o, incluso, quedadas para ir a determinados casinos y probar el agridulce sabor del poker.

Dejando de un lado los pros y contras de estos locales legales y de otros menos legales, quisiera centrarme esta vez en otro punto más importante si cabe. El de cómo determinar qué tipo de partida es buena para ti.

Aunque también están floreciendo gran cantidad de cursos presenciales para aprender a jugar, lugares donde proporcionan material didáctico y realizan torneos para estos jugadores noveles, lo cual es lo mas aconsejable siempre, lo normal es que el aficionado encuentre su primer escollo aquí. Muchos nos acercamos a algún club de referencia o cuyos amigos han probado solo para descubrir que allí se reúnen regulares y aficionados con bastante idea sobre el poker.

Muchos jugadores no aguantan ni llevan bien el que un novato juegue sin saber.

Esto, que en un principio siempre es bueno para aprender, puede no ser ideal; como decía el gran maestro Carreño, siempre es mejor aprender de quien sabe un poco mas que tú. Además, a esto se suma el hecho de que a muchos jugadores amateur, de “pro” o que se consideran serlo, no aguantan ni llevan bien el que un novato juegue sin saber, abra apuestas con “pipas” o les gane determinadas manos gracias a la caprichosa varianza (sin acordarse de que, primero todos fuimos jugadores noveles y, segundo, gracias a estos jugadores muchos de ellos incrementan su “banca”).

Entonces… ¿dónde ir? Siempre debemos intentar entrar en partidas adecuadas a nuestro nivel de conocimiento y juego o, como mucho, por debajo de él, pudiendo, como hemos mencionado antes, movernos un poco por encima siempre que tengamos claro donde estamos y contra quienes nos estamos jugando los “cuartos”. Esta claro que habrá posibilidades de que ciertos “tiburones” se muevan por esas aguas pero también es lógico que los niveles económicos de este tipo de partidas hagan menos apetecible el factor riesgo-ganancia para ellos, por lo que, fácilmente, encontraremos a jugadores mas similares a nosotros.

¿Cómo distinguir el nivel de las partidas?
La principal premisa en estos casos suele ser el coste de “buy-in” o inscripción en la partida / torneo; cuanto mas barato sea el mismo menor será el nivel de los jugadores y mas fácil será ajustarnos a él. Aunque hay excepciones, como todo en este mundo, normalmente los novatos no estamos muy dispuestos a gastarnos mas de 30€ o así en una partida. Por ejemplo, en casinos como los de Madrid, estaríamos hablando de partidas, tipo Sit&Go (mini torneos de 10 jugadores máximo) cuyo coste de inscripción no superen los 30 ó 35€ (con un “buy-in” no superior a 5€ dentro de dicho coste y el resto destinado a premios) por persona.

Si hablamos de partidas de “cash” (en las que los jugadores entran con una cantidad mínima de dinero y pueden salirse en cualquier momento) este marco haría referencia a los “microlímites” con niveles en vivo que rondan un mínimo para entrar de 50€ aproximadamente (en internet podemos encontrar mesas de “microlímites” desde 0,8$ para entrar en ellas o incluso menos).

Los casinos intentan hacer atractivos los niveles para que haya partidas al alcance de todos los bolsillos

Si dejamos de un lado los casinos y nos centramos en clubes privados, podríamos encontrar partidas de bajo nivel con costes que van desde los 10€ hasta los 30€ o un poco mas, dependiendo del sistema de juego, ya sea con recompras o “bountys” (recompensas por cada jugador eliminado).

Como es fácil de ver, y de entender, el abanico es muy grande y, cada vez más, los casinos y clubes intentan hacer atractivos los niveles para que estas partidas estén al alcance de todos los bolsillos, cosa que, hasta hace poco, hacía que el poker, con estructuras decentes y eventos importantes, fuesen solo asequibles para unos pocos.

Aunque dejaré para otro artículo el tema de los jugadores y sus tipologías, por último me gustaría mencionar que siempre, independientemente del nivel en el que nos estemos moviendo, debemos armarnos de paciencia, control e intentar que la partida práctica sea una extensión de la teoría aprendida donde podamos desarrollar nuestro poker. Recordad que para los novatos en este arte debería primar, mas que el dinero siempre, el aprendizaje y, por supuesto, el participar en una partida donde estemos a gusto, reine el buen ambiente y podamos comprender que el poker, aunque a veces no lo parezca, es un juego de caballeros y damas (cada vez mas, por suerte). Educación, respeto y buen ambiente es, sin duda, lo que yo siempre busco en una partida… ¿no debería serlo para todos? Ya tendremos tiempo de perdernos en otras cuestiones mas adelante…

¡Que el Flop os traiga grandes naipes y el River nunca os trunque los sueños!

Fuente:; http://www.marca.com/2011/05/31/poker/1306847777.html

Deja un comentario