No hay agallas no hay gloria … Contacto: Phil Hellmuth

Si invertimos el tiempo suficiente en alguna actividad, por ejemplo Golf, seremos testigos de algo increíble, como un Hoyo en Uno He jugado muy al poker durante mi vida, y aquí tenéis uno de estos momento, una de las manos más excitantes en el que me he visto involucrado.

En primer lugar no pasó ni en televisión ni en ningún otro evento estrella, tuvo lugar hace poco en una de mis partidas caseras preferidas, Wisconsin Home Boys Holiday poker Game. Las ciegas eran de $ -5, el buy-in de $ 1000 y los rebuys de al menos 0. La partida comenzó en la Casa de Jon Ferraro en Pewaukee, Winsonsin, al atardecer y por la noche ya habría más de 70.000 dólares sobre la mesa.

 

Después de 14 horas de juego me había hecho una imagen bastante tight haciendo bastantes Folds en las primeras horas de juego. En este periodo algunas veces pagaba una apuesta o un raise con AK o mejores cartas, sólo para tener otro jugador haciendo raise o re-raise. Cuando me volvía el turno, hacia un gran raise. En alguna ocasión Paul Clemence Folde con AQ, en estas circunstancias yendo yo con AK. En resumen, yo jugaba un poker sólido, algunas veces tramposo con manos grandes.

Vamos al increíble … Ferraro mete $ 40 fuera de turno desde el dealer, eso quiere decir que Craig “Spa Man” Heffner, que estaba en la ciega pequeña, tenía que actuar el primero y lo hizo igualando $ 40 con J9o. (En algunas partidas caseras se permite esto, es lo que llaman “Mississipi stradle” podríamos traducir Straddle como apostar a caballo)

Yo seguí con 6-3 offsuite, Jon Green paga, y Clemence asciende a $ 210 con AK . Eric Behling vio los 210 $ con otro AK y Spa Man calle detrás. En ese momento yo dije “yo subo el valor del bote”, lo que significa que igualaba con 160 $ ​​y los subía 880 dólares más. Clemence se lo pensó momento, y cuando dije: “no tengo nada”, hizo fold, seguramente porque me había estado escuchando eso durante todo el día cuando en realidad yo sostenía una buena mano. Increíblemente Behling ¡también hizo fold con su AK! Así que me volví hacia mi último oponente y dije: “Estos dos han hecho fold con manos importantes. Vamos Spa Man, sólo son $ 880 más para jugar contra el Campeón” Spa Man vio los 880 $ , el flop llevó AK-9, Spa man había ligado su 9 y subió 400. (Los dos que habían hecho fold debían estar muriendo en silencio viendo lo que acababa de salir!)

Pensé, he estado jugando pacientemente toda la noche y ya es hora de poner en marcha la reputación que me he ganado. Entonces, volví a decir: “Subo el valor del bote” “veo los 400 $ y lo subo $ 3340″

 

Llegados a este punto, Spa Man hizo algo pocas veces he sido visto en una partida: Le dio la vuelta a sus cartas! Yo sabía que su mano no estaba muerta del todo, y después de un minuto, temí que me seguiría, y se llevaría la mano. Temía esto por tres razones: Primero, ya le había visto hacer callos arriesgados, segundo, sabía que no le daba miedo poner sus fichas en medio de la mesa, y en último lugar, por su cara no parecía creer. Sentía como me hundía y pensé como saldré de esta? Mis cartas no me ayudaban, así que debería apoyarme en algo diferente.

Así que, decidí combatir la locura de Spa Man con un poco de mi. Confidencialmente, hice una ridícula oferta:

 

“Spa Man, si ves los $ 3340 voy a meter $ 1000 más por ti en el bote” Esperé unos 45 segundos, y luego dije: “la oferta es válida hasta de Dentro de 5 segundo, cuatro, tres, dos …”

Spa Man rápidamente dijo: “voy, aquí están los 2340. Por favor pone los 1000 que te tocan” así que puse los 1000 $ que me tocaba poner en mi contra.

Por ahora, los otros se acercaban a la jugada, demasiada tensión, y justo después vieron que la carta siguiente era un 2h. Supe entonces que debería armarme de valor y seguir con mi farol, así que aposté $ 3000 y para mi tranquilidad Spa Man hizo fold.

 

Aluciné. Empujé las cartas boca abajo y se las pasé al dealer.
Pero todos gritaron, “enseña la mano, enseña la mano!” En una partida normal en Las Vegas, las cartas ya habrían desaparecido, pero el dealer (Wayne Tilly Tyler) aguantó las cartas mientras “el volumen del corazón crecía”. Al final pensé, ¿por qué no? Así que le di la vuelta a mis cartas y hasta los pájaros dejaron de cantar al ver mi 6-3 offsuit. Todos aplaudieron.

 

Que fue la increíble de esta mano? Dos jugadores con AK fueron eliminados y ambos hicieron fold antes del flop. El flop, para hacerlo más increíble fue A-K-9. Spa Man le dio la vuelta a una mano en vivió para que todos pudieran ver y después hizo call a la apuesta grande. Y, más increíblemente, aparentando seguridad, ¡ayudé con $ 1000 en su apuesta contra mi! (No sé muy bien como pensé este movimiento, supongo que simplemente surgió en mi cabeza). Además, las peores manos acabaron por delante de las mejores.

De vez en cuando, el jugador que hace el agujero en uno no es el que tiene mejor swing, sino lo que le pone más agallas y va a por él desde el principio. Y en el poker como en la vida, puede no gana el que tiene mejores cartas, sino el que juega con más confianza.

 

Reilly es licenciado en Filosofía. Ha colaborado en la revista de humanidades Despalabro y traducido una Historia Ilustrada del Nacismo y una Historia Ilustrada del Comunismo, así como numerosos artículos de revistas y catálogos italianos, ingleses y franceses. Actualmente se ocupa de redactar noticias para Noticiaspoker.es y de realizar una útil labor de traducción de artículos de estrategia del inglés para hacer accesibles los mejores contenidos disponibles en la red el lector de lengua castellana.

 

Fuente: http://www.pysnnoticias.com/2011/08/31/no-hay-agallas-no-hay-gloria-contacto-phil-hellmuth/