Ser Agresivo en el Póker

Jugar poker con un estilo agresivo te puede ayudar a ganar dinero a largo plazo. En muchos de los casos para los jugadores principiantes es difícil jugar de forma agresiva.
La clave para jugar agresivamente es tratar de controlar el tamaño del bote. En pocas palabras, generalmente es mejor apostar o subir que solo pagar una apuesta.
Apostar te brinda dos formas de ganar el bote mientras pagar solo te da una. Si eres  la persona que realiza la apuesta, puedes ganar el bote ya sea si tu oponente tira sus cartas o por tener la mejor mano una vez se muestren las cartas de los jugadores involucrados en la mano.

Supongamos que estas jugando Texas hold’em sin límite en un juego en el que el jugador con el stack de fichas más pequeña cuenta con 100 ciegas grandes y tu te encuentras en posiciones primeras. Si decides solo pagar la ciega grande en vez de subir, decides pagar y ver el flop mano a mano con nuestro oponente.
Date cuenta que en ningun momento te hemos dicho con que cartas has pagado para ver el flop,  esto es porque nuestras cartas son casi irrelevantes a este punto ya que estamos fuera de posición contra un oponente que tiene el liderazgo en la apuesta y que muy a menudo no vamos a ligar en el flop y nos veremos forzados a tirar nuestra mano.

Digamos que solo pagamos con una mano como par de sietes. Las probabilidades de ligar un trío en el flop son aproximadamente de 7.5 a 1. Esto significa que la mayoría de las veces no vamos a mejorar nuestra mano y el flop casi siempre tendrá cartas altas que nuestro oponente podrá o no podrá tener en su mano.

Esto nos llevara a pasar o tirar nuestras cartas la mayoría de las veces. Si nosotros solo pagamos con una mano alta pero débil como J-10, Q-J, K-Q, A-J, o incluso con conectores del mismo palo más pequeños, entonces solo es probable que liguemos un par en el flop un tercio de las veces (y en un pequeño porcentaje de las veces nuestro par será el par mayor en la mesa). Esto otra vez no mejorara nuestra mano y nos forzara a pasar o a tirar nuestras cartas la mayoría de las veces.

Ahora, teniendo todo esto en cuenta, podemos observar que independientemente de las manos que estemos jugando, la mayoría de las veces, no vamos a tener una mano fuerte. Así que si nos ponemos en la posición de nuestro oponente, podemos ver que la mayoría de las manos no mejoran con el flop, así que se debe apostar en el flop de manera frecuente después de haber aumentado preflop. Esto se conoce como apuesta de continuación y se ha convertido en una parte importante del hold’em sin límite moderno.

Un buen concepto a tener en cuenta en lo que respecta a la apuesta de continuación y jugar de forma agresiva en general es el “teorema de la brecha”. Este término fue presentado por David Sklansky, el cual simplemente establece que se necesita una mejor mano para pagar que con la que se debe apostar. Para dar un simple ejemplo, es evidente que no podríamos pagar una apuesta con J-10 del mismo palo en un flop con A 7 4 todas con figuras de diferentes palos (rainbow), pero podríamos muy fácilmente apostar con esta mano porque la mayoría de las veces nuestro oponente no habrá ligado en el flop una mano con la cual quisiera continuar su apuesta.

A medida que vayamos subiendo de nivel, nos encontraremos con jugadores que se darán cuenta de este detalle y nos obligaran a mezclar la frecuencia con que apostamos. En general, sin embargo, es siempre bueno poner a nuestro oponente en una decisión difícil en vez de ser el jugador que tiene que pagar la apuesta con el resto de vuestras fichas.

Articulo gentileza de el Equipo Pro de FullTiltPoker

 

Deja un comentario