¿Cómo llego a ser tan importante el juego online en Brasil?

Gracias al mundo virtual, el número de brasileños participando en casinos online ha aumentado en proporciones gigantescas en los últimos años. Los establecimientos de casino están prohibidos en territorio nacional desde 1946, lo que hace que el juego en línea sea la única opción para aquellos a los que les gusta apostar o simplemente jugar por diversión. Nos preguntamos por qué de todo esto y si un día será legalizado dentro de Brasil.

Los juegos de casino en Brasil son considerados juegos de azar desde 1946 cuando el presidente de la época, General Eurico Gaspar, atendió la solicitud de su religiosa esposa, Carmela Dutra que por ser devota al catolicismo creía que los casinos hacían “estragos” en las personas.

Los casinos en Brasil llegaron en la época del imperio, ya mediados de 1917 tenía los juegos prohibidos con la consolidación de la república, pero fueron legalizados nuevamente en 1934 por el presidente Getúlio Vargas. Para finalizar, en 1946 por medio del Decreto-Ley n ° 9.215, todos los juegos de azar deberían estar prohibidos en todo el territorio nacional independientemente de la reglamentación.

En la época, cerca de 40 mil trabajadores perdieron sus empleos, y hubo una intensa disminución del turismo y una baja en la economía del país en todos los sectores.

En 1994 entró en vigor la Ley Zico que legalizaba el funcionamiento de la práctica de bingo para recaudar dinero para entidades deportivas, o sea, todo lo que estaba relacionado a deportes. En el año 1998 se realizó la creación de la llamada Ley Pelé que revocó la Ley Zico y liberó los juegos de bingo, el artículo 59 decía: “Los juegos de bingo son permitidos en todo el territorio nacional en los términos de esa Ley”, haciendo lícitos los juegos de bingo.

Después de eso, en 2000 tuvieron diversos problemas ligados a la incapacidad del gobierno federal de acreditar y fiscalizar bingos, creando con ello una medida provisional que se convirtió en la Ley Maguito prohibiendo los juegos de bingo.

Entidades dicen que la ley Maguito en realidad era para reglamentar el juego en ley específica y no tenía la intención de la prohibición del juego, y como la norma no fue aprobada hasta hoy las casas de bingos están cerradas.

A mediados de 2003/2004 el presidente Lula tuvo la intención de reglamentar el bingo revirtiendo la recaudación para el desarrollo del deporte nacional. Sin embargo, algunos días después de su declaración, debido a una denuncia de corrupción fue editada la Medida Provisional n ° 168/2004 que prohibía bingos y máquinas tragamonedas.

[CASINOS] Una vuelta por Mar del Plata

El Casino Central está ubicado en Mar del Plata, Argentina, y es uno de los mayores establecimientos de este tipo en el país.

El Casino Central es uno de los dos edificios gemelos diseñados por el arquitecto Alejandro Bustillo. Inspirado por Hôtel du Palais en Biarritz, Francia, el casino y el vecino Grand Provincial Hotel (inaugurado en 1950) siguen siendo los monumentos arquitectónicos de la ciudad de Mar del Plata, así como de la Argentina. Su decoración fue diseñada por el famoso diseñador francés Jean-Michel Frank (quien estaba en Argentina trabajando en el Hotel Llao Llao) junto con la casa local de diseño interior Casa Comte. El 15 de julio de 1938, el gobernador de Concordancia de la provincia de Buenos Aires, Manuel Fresco, y el Casino Central se inauguraron el 22 de diciembre de 1939.

Los edificios gemelos de Bustillo fueron diseñados en un estilo ecléctico, pero con reminiscencias de la arquitectura neoclásica francesa. Los edificios estaban revestidos de ladrillo y cuarcita, y coronados con una mansarda de pizarra. Bustillo también diseñó el desarrollo que rodea Bristol Esplanade, o Rambla Casino, y la plaza central, ambos construidos de 1938 a 1941 para el casino y el futuro hotel. La plaza Guillermo Brown separa los dos edificios gemelos y se abre al mar a través de amplios escalones de piedra flanqueados por dos estatuas icónicas de leones marinos, talladas por José Fioravanti.

El casino fue restaurado por el gobierno provincial en diciembre de 2007, y el Grand Provincial Hotel fue reabierto por NH Hotels en Madrid en febrero de 2009.

La gran entrada del Casino Central, marcada por un dosel, se ubicó en la Avenida Patricio Peralta Ramos, pero fue trasladada a la explanada de la costa tras su remodelación en 2007. El espacio de juego incluye una sala principal con vistas al Océano Atlántico, así como habitaciones para juegos (140 mesas, incluyendo blackjack, baccarat, dados y ruleta) y para máquinas tragamonedas (630). El casino da la bienvenida a alrededor de 12.000 jugadores por noche durante la temporada turística de verano, con hasta 18.000 por día durante los fines de semana de enero.

El Casino Central comparte el edificio norte con un hotel de cuatro estrellas de 66 habitaciones, el Teatro Auditorio, la Sala Ástor Piazzolla, un estadio deportivo que organizó torneos de gimnasia y muchos otros eventos en los Juegos Panamericanos de 1995 y la Escuela de Hospitalidad. La planta baja también alberga numerosas fachadas y está rodeada por un pórtico a lo largo de la playa.

Estiman que el mercado de apuestas online valdrá 20 millones de dólares en 2020

Si bien la mayoría de los expertos en la industria del mercado de apuestas online aseguran que éste será muy lucrativo, el valor exacto del mismo para el futuro se mantiene una incógnita. Sin embargo, un nuevo estudio de una empresa de investigaciones de alto nivel ha aceptado el desafío.

De acuerdo con eGaming Review, Eilers Research estima que para el año 2020, el mercado de apuestas online podría valer $20 millones de dólares. Y aunque esto pueda parecer una cifra sorprendente, es en realidad más chica de lo que otras compañías habían pensado. El estudio cita varias razones por las cuales el pronóstico para esta industria podría ser menor del esperado.

“Uno de los errores que vimos en otros pronósticos para este mercado es que dan por sentado que todos los estados (de EE.UU) aprobarán el póker online y los juegos de casino online, y eso es bastante improbable.” asegura la investigación. Además afirman que habría una gran diferencia si los estados aceptaran sólo al póker online o si permitieran toda una experiencia de casino online. Finalmente, concluyeron que las leyes estadounidenses actuales que prohíben las apuestas en deportes podrían ser sin lugar a dudas una baja en la potencial recaudación.

Ceasars_Palace_lobbyCon todos estas trabas tenidas en cuenta, Eilers Research informó lo que cada estado podría, por separado, ganar de los juegos online regulados. California, el estado más grande de los Estados Unidos, lógicamente se llevaría la mayor ganancia ($10 millones por año), si regulara el juego de la manera que se hace en New Jersey. El segundo estado más grande, Florida, se llevaría $500 millones por año. Por último, Nueva York se llevaría $400 millones, de acuerdo con el análisis.

Habría varios beneficiados si todo se mantuviera como está. Boyd Gaming, Caesars Entertainment, the Golden Nugget, MGM Resorts International, Pinnacle Gaming, y Penn National Gaming fueron mecionados como los posibles “ganadores” en la industria de los casinos, dado que operan por todo el país norteamericano y podrían tomar ventaja de eso una vez que los estados se decidieran a promulgar leyes definitivas.

¡Seguinos en Twitter y Facebook para mucha más información!

Fuente: http://www.pocketfives.com/articles/us-online-gambling-market-could-worth-2-billion-2020-589060/

LA IMPORTANCIA DE LA ESTRATEGIA

Un patrón común entre los jugadores, o al menos, entre los que empiezan en el juego online es acerca de qué juegos son más o menos “seguros”. Es decir, cuáles dependen más de la calidad del jugador y cuáles más del simple azar.  Y ahí encontramos un concepto clave: La estrategia.

La estrategia es importante en el juego online pero, obviamente, no es ####’http://genericcialisfast.com/’>the best site

igual de importante en cualquier juego. Para bien o para mal, el casino ofrece múltiples variantes y modalidades, y mientras que en unos la responsabilidad de nuestras ganancias es principalmente nuestra, en otros lo único que podemos hacer es mirar el resultado y rezar. Evidentemente, como su nombre indica, en los juegos “de azar”, éste último siempre es un componente que tiene una buena parte del poder.

Algunos juegos son incontrolables por parte del usuario. Es ley de vida. Son, generalmente los más sencillos, los que menos habilidad requiere y, en muchos casos, los más emocionantes: Los dados nunca dependen de nosotros, el Bingo es pura suerte y enla Ruleta, aunque sí podemos controlar los movimientos de nuestras fichas, la última palabra la tiene la bola. Son juegos en lo que ser profesional es complicado, sino imposible, pero que animan a jugadores en todo el mundo y pueden dar lugar a noches inolvidable (por una u otra razón, ojo). Por el contrario, en el Póker o el Blackjack, nuestro papel es otro. No es casualidad que en los campeonatos de cada año siempre se vean las mismas caras. Ni que un hombre se siente en la misma mesa de Blackjack cada noche y gane. Aquí la pericia decide las cosas, o al menos, tiene un porcentaje alto en el resultado final.

Es en estos juegos donde entra en acción la estrategia. Saber qué

####’http://buy-cialiss.com/’ title=’buy cialis online’>buy cialis online

hacer en cada momento, saber hacer rápidamente y de manera eficaz  cálculos matemáticos y seguir unas reglas da resultado en algunos juegos. En realidad es como la vida misma: A mayor esfuerzo por nuestra parte, más control sobre el resultado podemos llegar a tener. Es el premio por la excelencia. Por lo tanto, debemos respetar la estrategia y no cambiarla así como así. Existe porque funciona. Y aquí, eso significa ganar dinero.

Eso no significa que debamos jugar a un solo juego. Muchas páginas ofrecen decenas de posibilidades, como www.casinoonlineespana.es, por lo que podemos alternar. Eso
####’http://pharmacie–en-ligne.com/’>acheter priligy

sí, recordando siempre lo anterior. Perder en los dados lo que tanto nos ha costado ganar en las otras mesas puede ser un palo duro. Ténganlo en cuenta.