Llegar a los premios

Ser eliminado en un torneo de poker nunca sienta bien, y la idea fundamental es llegar tan lejos como sea posible en todos los torneos que juegas…pero todos sabemos eso… ¿Verdad?

A esta altura ya sabes que el poker es cualquier cosa, menos un juego simple, y la estrategia de torneos requiere aún más análisis si se quiere tener éxito a largo plazo. Y esto es debido a la estructura de las ciegas, que va subiendo periódicamente.

Uno de los puntos más importantes en la estrategia de torneos es llegar al dinero.

Para algunos jugadores esto puede no ser tan importante ya que tienen 100 ó 200 veces el precio de la entrada en su saldo. Muchos jugadores habituales y profesionales jugarán con mayor agresividad en esta situación ya que prefieren llegar al dinero con muchas fichas, para así tener una mejor oportunidad de ganar el torneo.

Pero para la mayoría de los jugadores, este no es el caso, y llegar al dinero debería ser lo más importante. La razón es que, cuando estás intentando incrementar tu saldo, el mejor dinero para jugar es el de tus rivales, no el tuyo. (Nota: Estoy hablando de torneos multimesa de entradas bajas, entre 1$ y 10$ como máximo)

Si estás empezando en el poker, el dinero de tus rivales es la mejor forma, y casi la única, de tener éxito a largo plazo. Salvo una increíble racha de buena suerte…

La única manera de jugar siempre con dinero de tus rivales es entregar tu mejor esfuerzo para llegar al dinero en todos y cada uno de los torneos que juegas.

Puede que no juegues siempre tu mejor poker y puede que esta no sea la mejor estrategia para torneos de alto nivel, pero en los límites bajos esto funciona por varias razones.

En primer lugar, hay suficientes jugadores malos en estos niveles, como para hacerte llegar al dinero sólo en base a su propia impaciencia.

Segundo, en estos torneos se producen muchas bajas muy rápidamente y puedes contar con que el valor de tu entrada se duplica casi enseguida.

También puedes pensar en llegar al dinero entre el 15% y el 20% de las veces, y la matemática está de tu lado para pensar en que llegarás a la mesa final con la suficiente frecuencia como para ganar mejores premios.

Ahora bien, esto suele requerir un juego conservador-agresivo, muy del estilo de Harrington, pero no es fácil mantener esa disciplina mientras ves como algunos jugadores inferiores se vuelven afortunados. Si te ves atrapado en esos pensamientos es hora de trabajar tu control emocional.

Al final todo es una cuestión de números y probabilidades. Si juegas con criterio, llegarás al dinero las veces suficientes como para incrementar tu saldo con el dinero de tus rivales y así vas a poder jugando sin riesgo alguno de forma permanente.

 

Fuente: http://www.holdemguide.net

Deja un comentario